Saltar al contenido

Tras las nauseas de la primera sesión de quimioterapia…¡vuelvo a relucir!

Comienza la reducción
Comienza la reducción

Han pasado unos días desde el pasado martes 2 de junio, día en el que recibí mi primera sesión de quimioterapia. Serán un total de 16 sesiones divididas en dos ciclos: un primer ciclo de 12 semanas, con sesión de quimio cada 21 días; un segundo ciclo, también de 12 semanas, con sesión cada siete días. En el primer ciclo, la quimioterapia es un compuesto de Epirubicina y ciclofosfamida, con un montón de efectos secundarios como os podéis imaginar para poder derrotar a las células cancerígenas. Los únicos efectos secundarios que he notado tras la primera toma han sido las nauseas y malestar estomacal…únicos pero jodidos, porque una parte vital de mi lucha activa como paciente es la alimentación, y lo de no poder comer…¡me mermaba!

Si ya habéis leído artículos anteriores míos sabréis que llevo a cabo una dieta macrobiótica. Esta dieta la comencé un mes antes de conocer mi diagnóstico porque quería reequilibrar mi organismo. Tras la diagnosis, Germán Tormos, mi guía en macrobiótica y mucho más, diseñó una dieta especial para combatir el cáncer de mama. Esta dieta me está ayudando a sentirme fuerte y enérgica como nunca, ha preparado mi cuerpo para recibir la alta toxicidad suministrada y para ayudarle a depurar. Y más que os contaré como “extra” al final del post… 😉 Desde mi punto de vista, comer de una u otra manera es un estado de consciencia, una fase vital. Yo hacía meses que no comía carne por razones éticas ni bebía leche de vaca, pero sí ingería productos lácteos en una proporción alta para equilibrar la falta de la proteína animal (pura ignorancia): quesos desnatados, requesón, yogures, ricotta, etc. Tengo mi visión personal sobre el consumo de lácteos y de proteína animal y su relación con la salud y la enfermedad, pero no quiero convertir este artículo en un listado de evidencias científicas al respecto, ni en un debate de si es mejor o peor esto o aquello, porque en la alimentación-como en otros grandes temas de esta vida- cada uno tiene su certeza.

“El Estudio de China”

Lo que si os voy a dejar es un enlace a un archivo pdf descargable gratuito de “El estudio de China”, un libro que debería ser manual de cabecera para todos. Quién quiera que lo lea y saque sus propias conclusiones. Yo animo a que lo lea TODO el mundo.

https://semillasysalud.wordpress.com/el-estudio-de-china-en-pdf-gratis/

El libro consta de alrededor de 400 páginas y tiene un comienzo un poco arduo para personas poco acostumbradas a leer. Si llegas hasta el final, te aseguro que no te dejará indiferente y cambiará tu percepción sobre muchos alimentos. Éste es uno de los tres libros que me recomendó Germán, los otros dos son: “La biología de la creencia” (el que leo actualmente) y “El Experimento de la intención”. También se pueden descargar de forma gratuita en internet.

Los efectos tras la primera sesión

Ahora voy a contaros un poco más detallado cómo fue el día de la primera sesión de quimio y los días posteriores, El martes 2 de junio me levanté con muchas ganas de comenzar la batalla. Nos fuimos pronto al hospital porque también tenía que hacerme los rigurosos análisis de sangre, el estudio de mutación genética, ver a mi oncólogo, la sesión y un cardiograma.

Reservorio con la vía
Reservorio con la vía

Estrené mi reservorio con el análisis de sangre y el estudio de mutación. “Coge aire profundamente a la de tres.1, 2, 3…plac!” Reservorio con la vía puesta. Ya estaba preparada para que me sacaran los cuatro tubos de sangre sin tener que martirizar a mis brazos y venas. Después del estreno nos fuimos a desayunar, un té verde y unas tostadas integrales con aceite de oliva. Todo muy yang, que el cuerpo alcalinizado no da de comer al bicho. De ahí, visita con Parham, mi oncólogo. Los análisis estaban perfectos y era hora de pasar a la primera sesión. Las enfermeras del hospital de día de Torrejón de Ardoz son super simpáticas y muy atentas, así que la hora y media que duró la sesión no se hizo demasiado pesada. Incluso le dije a Ángel que me grabara este vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=ypZvdAqzjVo

Tras la sesión de quimio, el cardiograma. Hay que controlar bien el corazón ya que la quimio suministrada es altamente cardiotóxica. De momento, el punto de partida es bueno, corazón deportista preparado para enfrentarse a lo que venga por delante. Entramos a las 8:30 y terminamos alrededor de las 15, la hora perfecta para irse a comer y a descansar un poco. Además, con el calor que está haciendo en Madrid solo apetece cama y ventilador. Los efectos de la quimio se notaron de inmediato. Siento ser escatológica pero oriné del color rojizo del medicamento suministrado y el baño fue un lugar algo más transitado de lo normal… Eso sí, las nauseas aún no habían aparecido y no lo harían hasta el miércoles por la noche. Comía y cenaba normal hasta que de repente, se me cerró el estómago. No tenía hambre y tenía nauseas, sensación de vómito en la garganta, paladar muy seco…y encima me tocaba cenar sopa de brocoli, coliflor, col lombarda y cebolla ¡Casi ná! Fue olerlo e irme directamente a la cama. Nuevo look Los desayunos han sido la comida más placentera, pero las comidas y las cenas me han costado bastante, tanto que, sin incluir ninguna comida que no fuera macro, tuve que ir tanteando aquello que más me apetecía (qué gran aliada la pasta y el arroz integral con puerro, cebolla, zanahoria, shiitake y champiñones pochaditos). Dado que la alimentación es pieza clave, hablaré con Germán para ver cómo lo puedo hacer estos días que estoy más baja. El resto de efectos secundarios como cansancio, vómitos, alteración de los sabores, llagas, uñas negras…no han aparecido ¿Caída del pelo? ya me he adelantado yo con nuevo look.

Extra: Os prometía líneas más arriba un contenido adicional, a mí me impactó y quiero compartirlo con vosotros, por supuesto siendo muy cauta.

Unos días antes de comenzar con la quimio, instauré una nueva pauta en mi vida: palpar el bulto a diferentes horas del día en diferentes posiciones para tener muy grabado su posición, forma, dureza, tamaño. Puedo decir que lo conozco de memoria y sí, sé como se llama y donde vive, eso lo tengo muy claro.  Para no contar solo con mi percepción, le pedí a mi pareja que también llevara un control del mismo por la noche, en diferentes posiciones. Cuando recibí la quimio, nos fuimos a comer y a descansar un poco, como ya os he comentado más arriba. Cuando me desperté, me palpé de manera automática. ¡Teníais que haber visto mi cara! Antes de la sesión, todo mi pecho derecho, extendiéndose hasta la axila, era una piedra y el bulto ocupaba toda la mama inferior, TODA. Tras la sesión mi pecho es mucho más flexible, y el bulto, siendo aún grande, noto que se ha reducido. El cambio es muy grande.

Preparada para recibir buenas noticias
Preparada para recibir buenas noticias

Hasta la tercera sesión no me harán una segunda resonancia, pero estoy deseando escuchar de la boca de mi oncólogo “Tenemos buenas noticias, el tumor se ha reducido considerablemente”. El punto de partida de mi tumor es de 5 cm, me muero de ganas por saber cuánto mide en esa segunda resonancia. Con quimioterapia, macrobiotica, homeopatia, flores de bach, reiki, meditación, relajación, deporte, amor, felicidad, amistad…solo queda aprender cada día de esta lección que me está dando la vida…¡y tanto me ha enseñado ya!