Saltar al contenido

Fin de la radioterapia y primeras conclusiones

IMG_20160317_200934
Perfect. Perfectly Imperfect

Todo es cuestión de tiempo. Es una frase que decimos muy a menudo y que una enfermedad como el cáncer te enseña a valorarla en su justa medida. Igual que “la vida es ahora” porque nunca sabes lo que te tiene preparado.

Con el paso del tiempo llegó el fin de la radioterapia, el tercer tratamiento implacable para acabar con la zona donde se había manifestado el bicho, porque el tumor hace ya meses que desapareció. El pasado miércoles 16 de marzo recibí la última irradiación y con ella el alta. Tengo que seguir cuidando mi piel pues aún está muy sensible y es necesario mantenerla hidratada y bien protegida del sol.

Las visitas diarias al hospital han terminado y aunque parezca sorprendente, se echan de menos. Somos seres de rutinas y al final la cita a la 1:10 con mi hermana/manager (así es como le llamo de coña) ya era un fijo en mis “puntos del día”. Además, las profesionales de la unidad de radioterapia te lo ponen muy fácil para que el trago que hay que pasar no sea un mal trago.

Pilar también pudo con el bicho

con-pilar-radioterapia
Con Pilar fuera de la unidad de radioterapia

El pasado miércoles pasó una cosa curiosa. Salía con mi hermana a que nos diera un poco el aire y a hacer tiempo. Fuera estaban sentadas una mujer con su hija:

Pilar: “oye, ¿tú eres la de “la huella de Ro”?

Yo: Sí… (me acercó desconcertada) ¿cómo lo sabes? ¿te han hablado las chicas (del hospital) de mi blog?

Pilar: No, buscando por internet di con él y el otro día en la sala de espera me pareciste tú, pero no estaba segura. Leí tu último post y ahora sí te he reconocido

Pilar es otra guerrera que ha ganado la batalla. Terminaba el jueves 17 la radioterapia y como ella dijo, “salía del calabozo y empezaba su nueva vida” ¡Felicidades, Pilar! Lo has conseguido. Has puesto un nuevo check y con la fortaleza y la actitud que tienes te comes el mundo.

Pilar es una de esas personas que te transmiten vitalidad con tan solo intercambiar unos minutos de conversación. Es una mujer fuerte, autónoma, independiente, trabajadora, con las ideas muy claras. El cáncer quiso sacar su lado débil y no lo encontró. Otro bicho menos.

Primeras conclusiones

IMG_20160316_094456
Detallazo de mis amigos el último día de radio

Ya he puesto los tres checks más importantes en mi proceso de supervivencia al cáncer: quimioterapia, cirugía y radioterapia. Aunque apenas ha pasado tiempo, medido en meses, el que ha pasado ha sido muy intenso  y me permite sacar unas primeras conclusiones que me gustaría compartir con todos vosotrxs.

Nunca diré que el cáncer es lo mejor que me ha pasado en mi vida, frase que he escuchado y/o leído a otras muchas personas, pero sí me da ha dado numerosas lecciones que me van a ayudar mucho de aquí en adelante y me ha permitido crecer personalmente.

¿En qué me ha ayudado el cáncer?

  • Me ha enseñado a saber pedir ayuda: siempre he sido una persona muy independiente y autónoma, que no está nada mal, pero creo que es aún mejor mantener estos valores y saber apoyarse cuando es necesario. Ahora lo sé hacer.

 

  • Me ha enseñado a no sentirme incómoda siendo el foco de atención: es algo que me superaba; nunca me he sentido a gusto en primer plano y siempre he buscado la sombra, el tono gris para no destacar. Siempre desde la humildad y sin caer en el egocentrismo, ahora no me escondo y de alguna manera ocupo con gusto el sitio que me pertenece con la cabeza bien alta.

 

  • Me ha ayudado a volver a conectar con amig@s que por una u otra razón habían salido de mi vida. Ell@s saben perfectamente quiénes son, y me dieron fuerza tanto por comentarios a este blog, como por whatsapp, teléfono, facebook, en persona…

 

  • Me ha enseñado a conocerme mucho más a mí misma: desde hace muchos años me dedico tiempo a diario para conversar conmigo misma, pero el cáncer me ha permitido dar un salto de calidad y siento que he crecido personalmente. También soy consciente de mi fortaleza.

 

  • Me ha ayudado a sentirme aún más especial: no tenía problemas de autoestima, ni de seguridad, pero mi entorno ha superado día tras día todas mis expectativas. Nunca podré estar lo suficientemente agradecida por la fuerza inmensa que he recibido, por toda la energía positiva que he sentido desde el minuto 1.

 

  • Me ha ayudado a dar un salto de calidad en la implicación con la macrobiótica y la meditación, dos herramientas que considero hoy en día fundamentales, como el aire que respiro.

 

  • Me ha ayudado a desarrollar la paciencia hasta límites insospechados. Es una enfermedad muy larga y hay momentos muy duros, pero tienes que ser paciente, mantener una actitud fuerte porque al final todo pasa. Tanto lo bueno como lo malo.

 

Cuestión de tiempo. Cuestión de actitud

El otro día leí una frase en el facebook de Elena, mi maestro reiki, que me gustó bastante que decía así:

“Optimistas y pesimistas morirán de todos modos, pero habrán vivido de manera totalmente distinta” Paulo Coelho

Con el diagnóstico de cáncer pasa exactamente lo mismo. Tanto si tienes buena actitud como si tienes mala actitud, lo tienes que pasar, pero se vivirá de manera totalmente distinta.

Por mi forma de ser nunca me he imaginado vivirlo de una manera distinta a como lo he hecho. Me encantaría que todas las personas pudieran sacar lecciones y no sufrimiento, por eso animo a todas aquellas que se ven superadas por el diagnóstico, también parejas, familiares y amigos, que se apoyen en profesionales o personas que hayan pasado por lo mismo si no se encuentran capacitadas de mirar a los ojos a la enfermedad.

El cáncer te reta y te lastima el físico. Pero nunca dañará tu esencia, no podrá dominar tus emociones, si tú no se lo permites.

Mil gracias a todos los que andan conmigo este camino. Mucha fuerza a quiénes también sean protagonista del mismo.