Saltar al contenido

El tumor ha desaparecido por completo

20151120_140551

Eso es lo que dice la resonancia que me realicé el pasado 4 de noviembre. A falta de tres ciclos de quimioterapia y seis meses después de la primera resonancia, el bicho, que medía más de 5 centímetros y que era más grande que lo estrictamente palpable, había retrocedido. Es más, lo hemos reducido a cero.

Es una buena noticia. Una gran noticia. Un notición. Y me siento muy contenta por ello; nos sentimos. Desde que recibí el pasado 28 de abril la noticia han sido muchos días de trabajo, de adaptación, de crecimiento y esta noticia es el resultado de la constancia y de mantener el foco.

No hay que perder tampoco la perspectiva y hay que saber relativizar. Esta noticia lo cambia todo y al mismo tiempo no cambia prácticamente nada.

¿Por qué lo cambia todo?

20151113_181611

Imaginaos el escenario en el que la paciente recibe quimio y no se obtiene respuesta. El tumor permanece ahí, indiferente a los ciclos, reduciéndose sí, pero poniéndolo muy difícil en el tramo final.

Los médicos probarán y harán todo para que esa lesión al final no esté, pero sus herramientas también seguirán dañando las células y el cuerpo sano de la paciente.

Está claro que cuánto menos toxicidad sea necesario recibir, mucho mejor.

¿Por qué no cambia nada?

Porque el tratamiento sigue igual. El próximo lunes 23 recibiré mi 16 ciclo, después tendré unos días para recuperarme y coger fuerzas de cara a la operación. Será una mastectomía radical con vaciado de axila. Luego habrá una operación para colocarme un expansor que se irá rellenando de una combinación salina para que posteriormente se me pueda colocar una prótesis. Recibiré durante un año herceptin, que es la quimio diana y se administra cada 21 días, y durante cinco años tamoxifeno, que es una pastilla para bloquear las hormonas.

Según el protocolo del hospital de Torrejón, tras la operación y antes de colocar el expansor, recibiré x sesiones de radioterapia e incluso, si cuando se analice la masa extirpada se observan restos microscópicos de enfermedad, podría pasar por nuevas sesiones de quimioterapia.

El siguiente paso, coger fuerzas para la operación

IMG-20151114-WA0007
En Diciembre, a Valencia con las xurris

Se puede utilizar la metáfora de la carrera de obstáculos, de escalar una montaña…el hecho es que una enfermedad muy muy larga y que consta de diferentes fases.

La primera fase era conseguir paliar en la medida de lo posible los innumerables efectos secundarios, aprender y crecer de los momentos duros y también de las treguas que te da y llegar a la consulta para escuchar de mi oncólogo justo las palabras que escuché “el tumor ha desaparecido por completo” y esta primera fase ha finalizado con Matrícula de Honor.

Ahora hay que seguir trabajando:

Alimentación: para mí la macrobiótica está siendo una pieza clave. La próxima semana viajo a Zaragoza a ver a Germán y a que me ponga una nueva dieta para esta segunda fase.

Meditación: todos los días medito y me está ayudando muchísimo. Debería ser materia obligatoria en escuelas, trabajos, hospitales… En mi caso últimamente me estoy centrando mucho en el mindfulness, que me hace sentir muy bien.

Reiki: lo hago menos de lo que me gustaría. Desde que tuve el accidente del coche estoy sin él y no puedo moverme de Torrejón, porque además el transporte me cansa mucho.

Homeopatía: Sigo con “las bolitas que no hacen nada”, pero que sin embargo a mí me ayudan a controlar todos los efectos provocados por la menopausia: escalofríos, irritabilidad, insomnio, deficiencia de atención, etc. Gualberto, de la clínica Orgaz (Madrid), es quien lleva mi caso.

Deporte: paseo con Coco por la mañana, recargándome de vitamina D. No puedo ir a la piscina por lo mismo que Reiki, no tengo coche y el gimnasio está a las afueras, así que imaginaos las ganas que tengo de que me arreglen al balita!!

IMG-20151119-WA0005

Esto es todo lo que hago por mí parte; mis amigos, familia, pareja ya se encargan de llenarme de energía positiva y la medicina, de poner todo su conocimiento y fármacos para la cura de la enfermedad.

Esta semana es la semana de la noticia y como hay que vivir el presente, no importan ni los 15 ciclos anteriores ni las vacas que voy a intentar pegarme en diciembre, importa que

“El tumor ha desaparecido por completo” AuAuAuuuuuuuuuuuuuuuu