Saltar al contenido

El cáncer de mama y sus dilemas

20151123_110226(2)
Con Vicky, Vero y dos de mis enfermeras

Parecía que nunca iba a llegar este momento y, sin embargó, se alcanzó. El pasado lunes 23 de noviembre’15 recibí mi último ciclo de quimioterapia superando así la tercera fase en la lucha contra el bicho . Digo tercera porque contemplo la primera como la aceptación del diagnóstico y la segunda como el reajuste que necesita tu vida para poder realizar todo el estudio extensivo y todo el tratamiento que queda por delante.

Desde el día 23 mi cuerpo no ha hecho más que ir recuperándose y eso que no está libre de antibióticos, pues desde el día 17 de septiembre estoy tomando el tamoxifeno, que es parte del tratamiento hormonal que tengo que llevar durante cinco años.

IMG-20151130-WA0021

Este post, más que de información para mis amigos, para contarles como voy, me gustaría escribirlo de cara a esas mujeres que pasan por lo mismo y que quizá encuentren en las líneas que escribo respuestas a muchas de sus preguntas.

Para ser lo más concreta posible, pues cada tumor requiere de un protocolo de tratamiento distinto, reincidiré en el tipo de tumor que se me diagnóstico y cual ha sido mi protocolo hasta la fecha y por qué.

Las fuentes de información para responder al por qué del tratamiento no lo he obtenido leyendo de internet, ni en libros, ni preguntando a otras pacientes…sino que he contrastado la información con varios oncólogos y un radio-oncólogo.

Así es mi tumor

Mi tumor es un carcinoma ductal infiltrante de mama, pobremente diferenciado HER2 positivo (3+), positivo a los estrógenos y negativo a la progesterona. Además, en el ganglio linfático había metástasis. El tamaño del tumor era alrededor de 5cm. Realizado el estudio de mutación genética di negativo.

Los estudios de extensión que consistieron en una gammagrafía (estudio de los huesos), TAC y resonancia indicaron que el tumor estaba localizado en mama derecha, axila y ganglios.

Éste es el punto de partida, al que también hay que añadir mi edad (36 años), para establecer el protocolo de actuación. Si bien la biopsia y el diagnóstico se realizó en Huesca (donde vivía desde hace seis meses), todo el tratamiento se realiza en el Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz (donde he vivido casi más de 34 años).

Protocolo de actuación

El protocolo que se presenta ante mí son 16 ciclos de quimioterapia neoadyuvante (antes de la cirugía) que se dividen en 4 ciclos de EC (Epirubicina y ciclofosfamida) cada 21 días y 12 de paclitaxel y herceptin (cada semana se administra el paclitaxel y cada tres semanas se pincha en el muslo el herceptin).

Tras la quimioterapia vendrá la cirugía que consiste en mastectomía radical modificada y vaciado de axila; radioterapia (aún desconozco el número de sesiones); un año más de herceptin que se administrará cada 21 días; y terapia hormonal durante 5 años que combina tamoxifeno (pastilla diaria) y zoladex (vacuna popularmente conocida como «banderillazo» cada 12 semanas).

Este protocolo no varía aunque en mi caso la respuesta al tratamiento fue tan buena que a falta de tres sesiones de ciclo la resonancia mostró que no había ni rastro del tumor, ni en seno ni en axila.

Una vez presentado mi caso personal y el protocolo que se va a aplicar voy a pasar a responder las preguntas que me hice en su momento por si le puede servir a alguien de ayuda.

Dilemas que se presentan durante el cáncer de mama

¿Por qué se introduce el COI (pieza metálica que ayuda a realizar el seguimiento del tumor) en el seno si se va a realizar la mastectomía radical?

Primero, como respondo ya en la pregunta, para saber dónde estaba el foco inicial y así poder centrar la atención a la hora de hacer el análisis de imagen; Segundo, porque la mama es muy grande (aunque la talla del sujetador sea pequeña) y tras la operación tienen que saber dónde estaba el tumor para poder analizar en busca de células microscópicas.

¿Por qué si desaparece el tumor por completo no se realiza cirugía conservadora y se aplica la mastectomía radical?

Porque lo que marca el protocolo es el estadio inicial del tumor y no su evolución. Su evolución nos permite hablar de calidad de vida y de supervivencia, pero el estado inicial nos habla de la agresividad del tumor y de su capacidad para viajar a través del torrente sanguíneo desde la mama hasta otros órganos (lo que generaría metástasis).

En mi caso se trata de un tumor muy agresivo con un gran espíritu aventurero, así que mejor meterle cerca para que no se vaya a colonizar otros lugares.

¿Por qué se da la quimioterapia antes de la operación si aunque se reduzca hay mastectomía radical?

En algunos casos la quimioterapia ayuda a reducir el tamaño del tumor para intentar salvaguardar la mama y optar por una cirugía conservadora.

En mi caso, la quimioterapia neoadyuvante es el tratamiento elegido ya que se trata de  cáncer de mama localmente avanzado e inflamatorio. Los objetivos de este tratamiento son mejorar las opciones quirúrgicas (convertir tumores inoperables en operables, así como obtener mejores resultados estéticos), determinar la respuesta a la quimioterapia  y aumentar la supervivencia libre de enfermedad.

Además, como indicaba en la pregunta anterior, dado que mi tumor tiene un marcado carácter «viajero», con la quimio se consigue matar otras posibles células cancerígenas que estuvieran en el torrente sanguíneo y que aún no hubieran aparecido en las pruebas de imagen.

La quimioterapia al ir por sangre llega a todos los rincones y a todas las células. Estas razones también explican porque las primeras sesiones que se dan de quimioterapia son las más potentes y luego se pasa a quimioterapia más centrada en el cáncer de mama: primero se lucha contra una posible metástasis; luego se focaliza en el problema localizado.

¿Por qué es necesario realizar el vaciado de axila y no es suficiente con eliminar solo unos cuántos ganglios?

La verdad es que esta pregunta quizá ya tenga respuesta en líneas anteriores. Además, a día de hoy no hay estudios científicos concluyentes que garanticen estar libre de enfermedad trabajando la zona parcialmente. Con el estadio inicial del tumor el porcentaje de recidiva (recurrencia) es alto y hay que asegurar.

Radioterapia, ¿sí o no?

Esta pregunta me ha dado quebraderos de cabeza, sobre todo porque me faltaba toda la información que estoy dando en este post. Mi oncólogo es un gran técnico, pero es parco en palabras. Adopta una actitud paternalista con el paciente a la vieja usanza: «esto es así porque yo lo digo» .Yo no soy paciente receptora, sino que soy activa y me gusta preguntar y saber, y me gusta tomar mis decisiones y cuando las tomo me gusta tener toda la información posible en mis manos. Además, a algunos médicos se les olvida que no está hablando con un tumor, sino que somos personas con emociones, sentimientos, necesidad de saber, necesidad de respuestas…

Volviendo al asunto de la radioterapia: hasta la fecha es la técnica más eficaz para terminar con tumores localizados. En mi caso, dado el estado de axila y ganglios linfáticos, el vaciado de axila es sí o sí junto a radioterapia. Ojalá que en unos años nuevos avances permitan otro tipo de tratamiento, pero a día de hoy es una técnica que suma.

Es cierto que los efectos de la radioterapia junto a la cirugía no son los mejores, pues la piel se puede encapsular, se aumenta el porcentaje de linfedema, el periodo de recuperación se alarga mucho…pero como todo en esta vida, es cuestión de prioridades y en el top de mi lista está «estar libre de enfermedad» Lo mejor que puede pasar es no sufrir una recaída y tener que pasar por lo mismo; el resto, aunque importante, no es prioritario.

¿En qué consiste el tratamiento hormonal?

En el caso de tumores hormonodependientes hay que regular el flujo de estrógenos/progesterona. Estos se producen en los ovarios (con la quimioterapia es probable que la menstruación desaparezca, como es mi caso), la grasa y glándulas adrenales.

Sobre cómo actúa el tamoxifeno y zoladex hay bastante información.

¿Por qué pueden recetar el tratamiento hormonal antes de pasar por quirófano y radioterapia?

Como indicaba líneas más arriba se me recetó el tamoxifeno cuando me quedaban bastantes ciclos de quimioterapia. Lo normal es que se receté al final de todo; en mi caso se vuelve a destacar el carácter colonizador de mis células tumorales, por ello se prefiere administrar antes, junto a la quimio más local, para bloquear las hormonas. También me recetó en la última sesión el zoladex, que es para suprimir la regla, pero como aún no la tengo, guardo el «banderillazo» en mi cajón.

Más o menos, ¿cuánto tiempo dura el tratamiento total?

A esta pregunta respondo dubitativa ya que aún ando liada en el mismo. Sí puedo decir que los 16 ciclos de  quimioterapia abarcaron desde el 2 de junio hasta el 23 de noviembre, con una semana que me dieron de descanso.

Más o menos pasa un mes desde el último ciclo hasta la operación (me operan el próximo 22 de diciembre), y según palabras de la cirujana, pasarán entre 2 y 4 semanas hasta que cicatrice la herida, luego vienen las sesiones de radio y de nuevo hay que armarse de paciencia porque hay que esperar entre seis meses y un año para pensar en la reconstrucción.

Sobre la operación y todo lo que acarrea, al igual que sobre la radioterapia, prefiero hablar desde la experiencia. Volveré al blog para hablar de todo ello y poder ayudar en la medida que me sea posible.

Seguro que se me han quedado un montón de preguntas en el tintero, pero espero que las que he respondido arrojen luz ante tanta oscuridad informativa en la que muchas veces nos encontramos.

Termino este post con dos conclusiones personales:

Toda nuestra vida se basa en la toma de decisiones, pero hay ocasiones en el que el camino se presenta y debes dejarte fluir. Desde la plena conciencia, confiando en la experiencia de los demás y sumando tu granito de arena. Todas las herramientas que impliques en cada paso te ayudarán a recorrer ese camino (medicina alopática, alimentación, círculo social, familia, pareja, reiki, homeopatía, meditación…), tú decides qué herramientas escoges pero cuando lo hayas hecho, confía en ellas ciegamente y camina paso a paso…

La segunda conclusión tiene que ver con el foco: no centres tu atención en los posibles efectos secundarios, porque estos vendrán o no; no importan las estadísticas porque cada persona reaccionamos de manera distinta y de todos es bien sabido que las estadísticas engañan. Establece prioridades y te darás cuentas que no hay nada más importante que estar bien, estar sana, estar libre de esta enfermedad y lo que venga, se afrontará de la mejor manera porque somos auténticas guerreras.

Si tienes alguna pregunta puedes escribirme a delmundoalmundo@gmail.com Si te puedo ayudar lo haré encantada.

Un abrazo enorme, guerreras. Nosotras podemos hacerlo!