Saltar al contenido

10 consejos para empezar a correr

Tiempo para correr
Tiempo para correr

Es tu momento y lo sabes. Llevas varios días o incluso meses pensando en calzarte unas zapatillas y ponerte a correr, pero aún no sabes muy bien cómo empezar, qué cambios tienes que hacer en la rutina de tu día, si tienes que cambiar también tu nutrición… Muchas preguntas, pero vamos por partes.

Lo primero felicitarte, porque ya tienes la actitud adecuada. Has llegado a mi blog porque quieres convertirte en un runner y lo vas a lograr, porque realmente quieres y porque el resto de corredores te vamos a apoyar.

Después de estas palabras de aliento vamos al grano con los primeros consejos para que nazca el runner que hay en ti. Quiero aclarar que en este post me dirijo a aquellas personas que no realizan ningún deporte y están interesadas en correr.

Consejos para empezar a correr

1)      La salud es lo primero

Antes de comenzar cualquier actividad deportiva hay que conocer nuestro estado de forma, para descartar lesiones y debilidades (por ejemplo, anemia), por ello es aconsejable realizarse un chequeo médico.

2)      Planificación

La rutina diaria nos sobrecarga de estrés y de obligaciones y cada vez se hace más difícil encontrar un hueco para nosotros. Es complicado, pero encuéntralo y defiéndelo: Un momento para el deporte y un momento para la reflexión. La combinación de ambas, junto con una dieta equilibrada,  es la mejor medicina y te alejará del médico.

3)      Sé realista

Si nunca has hecho deporte o llevas mucho tiempo sin ejercitarte, no quieras de repente salir a correr los siete días de la semana. El cuerpo necesita un acondicionamiento, tanto de carga (días por semana), como de intensidad (exigencias del ejercicio), para que las articulaciones, los músculos, el corazón, se vayan ajustando al nuevo esfuerzo.

4)      Tierra mejor que asfalto, asfalto mejor que acera

Siempre que puedas elige tierra para ir a correr, ya que el impacto en tus articulaciones disminuye. El asfalto y la acera son superficies más duras y no ayudan a absorber el impacto de cada paso que das. El resultado es que todo lo que no absorba la superficie, lo hacen tus rodillas, tus lumbares, tus tobillos, tu espalda…tu cuerpo.

5)      Cuida la digestión

Deja que tu estómago trabaje tranquilo. Vamos, que no comas justo antes de salir a correr y tampoco te hinches a líquido. De esta forma evitarás estar pesado y disminuirás la posibilidad de que aparezca el flato. Se aconseja que haya pasado mínimo una hora y media antes de realizar cualquier ejercicio.

6)      Encuentra tu momento

Algunas personas prefieren correr por la mañana, otras por la tarde, los hay nocturnos…si tu horario te lo permite, elige el momento en el que más disfrutes.

7)      Ropa y calzado

Las zapatillas son un elemento muy importante. No sirven todas las zapatillas para ir a correr, que no te engañen con la típica frase: “correr es ponerse unas zapatillas y salir a la calle”. Como estás empezando, no hace falta que inviertas en unas zapatillas profesionales, pero si es necesario que tengan amortiguación para absorber el impacto de tu pisada y que se ajusten bien a tu fisonomía para evitar lesiones y otras dolencias como durezas, ampollas, etc. También es importante que los calcetines se ajusten y no hagan rozadura.

En cuanto a la ropa, lo más importante es que sea cómoda y se ajuste a las condiciones climatológicas. Si llueve, un chubasquero viene de perlas. Si la temperatura es elevada y hace calor, pantalones cortos, camiseta de tirantes, gafas de sol y a rodar.

8)      Solo o acompañado

Esto depende de gustos y posibilidades. Si tienes posibilidad de que alguien, que comparte tu nivel, te acompañe, perfecto. Así en los días donde la pereza te grita desde el sillón, tu compañero tirará de ti y viceversa. Puede ser que te guste más ir solo y utilizar el running como una vía de escape de tu rutina y pensar en tus cosas, en silencio, o escuchar música…también perfecto.

9)      Calentamiento y estiramientos

Son los compañeros inseparables del running. No comiences a correr sin haber calentado antes, te evitará muchas lesiones; también estira al terminar. Diez minutos de calentamiento y diez minutos de estiramiento pueden marcar la diferencia.

10)   Diviértete

Ya tenemos muchas obligaciones en nuestro día a día, muchos compromisos y pensamientos en nuestra cabeza, así que no hagas que el running se convierta en una más. Si quieres correr, si estás decidido, hazlo sobre todo para disfrutar. Pronto sentirás como las endorfinas te dibujan una sonrisa y te sientes cada vez mejor. Es cuestión de tiempo.

 

Este post abre mi categoría de consejos. Ya sabéis que empecé a correr no hace mucho, pero creo que mi experiencia puede ayudaros a muchos que, como yo hace año y medio,
están decididos a unirse a la comunidad runner. Además, soy una devoradora de libros de correr, deporte, nutrición… puedo aportar ideas y transmitir datos útiles a través de mi blog. Vuestros consejos a través de los comentarios serán más que bienvenidos

y tú, ¿ya tienes pensado cuando vas a calzarte tus zapatillas?, ¿has empezado hace poco?