Minuto y medio de mejora en los 10k de Mejorada del campo

10k Mejorada del Campo

10k Mejorada del Campo

El día amaneció con neblina y 10º de temperatura. No amenazaba lluvia, así que las condiciones eran muy buenas para disfrutar de esta nueva carrera. No había sido mi mejor noche; no sé qué hago, pero siempre que tengo que madrugar para correr, me enredo y nunca duermo mis ocho horas que me dan tanta energía. Maldormí unas seis horas, con breves despertares, quizá tenía miedo a quedarme dormida y que no me diera tiempo a sacar a Coco o a prepararme mis tostadas de nutella para el desayuno (son un must)

Tampoco tenía muy claro qué me iba a poner para correr. En la pasada carrera de los bomberos, me abrigué demasiado y acusé el calor. Miraba la camiseta de tirantes y no las tenía todas conmigo…brrrr, ¡qué frío!, quizá mejor con un cortavientos. En esta ocasión venía mi madre conmigo para animarme, así que finalmente decidí llevarme una bolsa con chubasquero, camiseta manga larga, cortavientos y puesta la de tirantes, así no podía fallar.

Llegamos con tiempo a Mejorada del Campo y allí ya había varios runners calentando, otros cogiendo el dorsal… 117 era el mio, bonito número para mejorar crono y sensaciones respecto a la de bomberos. Mi madre se quedó donde la meta, por donde pasaríamos dos veces, y yo me fui calentando hacia la salida.

Ro runner, en acción

Ro runner, en acción

No conocía el circuito y es curioso como este desconocimiento influye en tu psicología, además de dos formas distintas. Los 10k se completaban  con dos vueltas a un circuito de cinco kilómetros. Los dos primeros kilómetros sencillos, placenteros…los otros tres restantes con cuestas que te retaban a seguir el ritmo y no decaer. Y aquí está la influencia del desconocimiento: primero reservándome para conocer el circuito por completo y no caer en el error de ir a un ritmo inadecuado; después, con las cuestas conocidas, pensando “madre mía que tres kilómetros finales me esperan”.

Tras el pistoletazo de salida puse mi gps en acción, la sorpresa me la llevé cuando pasado el primer kilómetro quise consultarlo y su pantalla mostraba de manera impasible 00:00 “¡cagoentó!”. Intenté arreglarlo, pero no hubo manera. Es la primera vez que me pasa y al principio me puse nerviosa, pero como ya tenía bastante con mis preguntas internas: “¿cómo será el circuito?”, “¿iré bien o éste no es mi ritmo?”,  me tranquilicé rápido. Además, ya sabéis que para nuestras madres siempre somos los mejores, así que cuando pasé por delante de la mía me animó “vamos campeona, eres la mejor, la número uno” (creo que por el kilómetro cinco ya iría cerrando el grupo) 😀

Con Jesús, mi compañero de carrera

Con Jesús, mi compañero de carrera

Corría el kilómetro seis cuando mi respiración era entrecortada y mi vocecilla interior me aconsejaba bajar un poco el ritmo. Entonces, aparecieron junto a mí unas pisadas acompasadas, “venga, que ya queda menos que al principio”, dijo mi nuevo compañero de carrera. Jesús y yo no nos conocíamos, pero nos hicimos inseparables durante los cuatro kilómetros restantes. Fue una unión muy positiva (al menos espero que Jesús también saliera beneficiado de la misma) A mí me permitió olvidarme de esa vocecilla y centrarme en no fallar y estar a la altura de mi compañero. El primer kilómetro juntos nos sirvió para soltar un poco y recuperar respiración. En el kilómetro 8 pregunté, ¿cuánto llevamos? “42, vamos bien”, dijo Jesús. Y entonces, los dos kilómetros finales que se hicieron mucho más llevaderos gracias a la gran compañía. Ya se lo he dicho en persona, pero para que quede escrito ¡¡Muchas gracias, sin ti no hubiera sido lo mismo!!

El crono final: 52:32, un minuto y medio mejor que la de los bomberos que disputé el pasado 23 de marzo. Además, mejores sensaciones y el pensamiento de fijar mi próximo objetivo en superar los 10k en menos de 50 minutos, ¿seré capaz?

Consulta los resultados de la 10k de Mejorada del Campo (6 de abril 2014)

Este fin de semana se han disputado muchas carreras, ¿has participado en alguna?, ¿qué tal ha ido?

 

 

3 comentarios

Deja un comentario