Tras la operación, vamos a por la radioterapia

20160107_164640

Segundo mantra cumplido

El próximo día 22 se cumplirá un mes de la mastectomía del pecho derecho y del vaciado de axila. La respuesta patológica no ha podido ser mejor: ni rastro del tumor ni en mama ni en ganglios. Parece que hemos acojonado tanto al bicho que ha preferido desvanecerse. La respuesta completa es una gran noticia, no solo para mí, sino en general para la enfermedad. Los médicos, tradicionales y alternativos, así como mi trabajo como paciente activo hemos ganado la batalla al cáncer y lo hemos hecho en mayúscula (se escuchan los aplausos en el comité de expertos).

La operación duró en torno a las tres horas y según me comentó mi cirujana todo salió muy bien, apenas sangré por lo que se pudo trabajar más o menos cómodo. La parte más complicada fue el vaciado de axila, con la extirpación de 14 ganglios. Estos mostraban cambio tras los ciclos de quimioterapia y algunos parecían “pegados” a los nervios. Se limpió en estadio I y II y tras ser analizados bajo la atenta mirada microscópica se confirmó que todos estaban muy limpitos.

 

Para la cirugía utilizaron epidural y anestesia general y caí en un sueño tan profundo que tuvieron que repetir varias veces mi nombre porque me quería quedar en ese edén de paz y tranquilidad (¡póngame más de eso, doctor!). En cuanto desperté, no tardé demasiado en pedir la cuña para hacer aguas menores…una vez…dos veces…bien, parece que estaba drenando genial y eliminando toda la anestesia. Me despertaron cerca de las tres de la tarde, pero no me subieron a la habitación hasta las siete más o menos, así que me aburrí bastante en la sala de reanimación. Me puse a meditar, a darme cuenta que no sentía dolor, a sentir que mi pecho derecho ya no estaba conmigo y que sin embargo me daba igual…

En la habitación del hospital

IMG-20151222-WA0005

Mis hermanas Vicky y Olga

Cuando subí a la habitación ahí estaba toda mi familia esperándome. La verdad es que me sentía muy bien, como digo sin dolor y eso sí, con las sensaciones que ahora sé que son comunes después de una operación de este calibre: hormigueo en manos y dedos, acorchamiento de la parte interior del brazo, sensación de quemazón en la axila y brazo, también sensación de pelota enorme en la axila y pérdida de sensibilidad. Sentía que tenía el brazo muy inflamado e incluso las sensaciones me hacían creer que me habían abierto también por la axila. Los cracks de los cirujanos solo han abierto por el pecho, y desde ahí han trabajo toda la zona. El resultado es una cicatriz que parece una línea fina.

Esa tarde la pasé bastante bien, con las enfermeras muy pendientes de controlar el dolor y con unas ganas de comerme unos macarrones integrales con verduras que no veía el momento. Mi madre, cocinera top y “culpable” de llevar mi dieta tan bien como la llevo durante todo el tratamiento, me preparó un super tupper que devoré con placer. A Ángel le tocó tomarse la opción vegetariana que pedí en el hospital.

20151222_181250

Cuando me subieron a la habitación

La noche no fue tan buena (no por dolores, que no tenía, sino por frío y por el ruido que llegaba desde otras habitaciones que me impedían conciliar el sueño) pero pasó rápida y al día siguiente a las 10 ya tenía el alta. Antes, mi madre nos surtió con un rico desayuno de pan de centeno, aceite de oliva y jamón serrano todo ecológico y muy rico. Raquel, mi cirujana, pasó a verme cómo iba con el drenaje (una especie de cantimplora que recoge el líquido que echa el cuerpo tras la operación) y me vio el visto bueno. Así que desde ese momento ya me levanté tranquilamente, me lavé con las esponjas que llevan el jabón incluido (aún no me puedo duchar debajo de la alcachofa y no sabéis lo que echo de menos esa sensación) y me vestí. Ale, lista para dar un paseo y aprovechar los rayos de sol que lucían el 23 de diciembre.

Efectos secundarios de la mastectomía

Los días transcurrieron sin dolor y apenas sin problemas. Hay dos efectos secundarios muy comunes en este tipo de operación que son los siguientes:

Seroma: A los tres días me hicieron la primera cura y me quitaron el drenaje. Sin embargo, mi cuerpo siguió echando líquido, seroma para ser más precisos. El cuerpo intenta llenar el hueco que se ha creado, así que en tres días tenía más pecho en el lado derecho que en el izquierdo y resultaba muy molesto, sobre todo porque se metía en el hueco de la axila y parecía que tenía una pelota hinchada.

En el hospital me tuvieron que drenar dos veces para sacar este seroma. No me dolió nada cuando me pincharon la aguja para sacar el líquido, ya que al ser la piel de la cirugía está toda anestesiada. La segunda vez, con Raquel presente, no solo me drenaron sino que además me hicieron un punto para colocarme una especie de pajita y que así fuera drenando a través de ella. A día de hoy estoy con la pajita, que recubro con unas gasas que mi madre me ayuda a cambiar de vez en cuando pues se empapan del seroma que aún me queda.

20160113_124633

A pesar de los efectos secundarios estoy genial

Cuerda cutánea: Se llama así porque realmente parece una cuerda. Parte desde la axila y puede llegar hasta el codo. En mi caso parte de la axila y no es tan larga, pero sí es molesta así que todos los días me hago friegas con un aceite por la mañana, tarde y noche. Parece que se va cargando a lo largo del día y al final de la tarde siento más fastidio. Pero tranquilas, esto también pasa.

Excepto el primer día de la operación y el día posterior, que tenía que mantener el brazo pegado por tema axila, al siguiente día comencé con ejercicios de movilidad. Estos ejercicios los hago dos veces al día durante 15 minutos y la verdad es que me han ido genial, porque me han permitido ir ganando amplitud en el movimiento y confianza en el brazo afecto. No hay que ir deprisa, solo ser constantes y cada día verás como puedes hacer más actividades. Os dejo el enlace a una guía para mujeres mastectomizadas donde se incluyen estos ejercicios.

Terapia hormonal

Con la cirugía completada, el foco de atención se dirige a dos nuevas fases: terapia hormonal y radioterapia.

Terapia hormonal: desde el 17 de septiembre tomo tamoxifeno y los efectos más desagradables están siendo los sofocos y sobre todo los sudores nocturnos, que me despiertan muchas noches con el pijama chorreando y pasando mucho frío y mucho calor. Encadené dos semanas seguidas sin dormir más de 5 horas, y no todas seguidas y claro, esto no es nada bueno para recuperar y regenerar células. Me es bastante difícil dormir 8 horas seguidas y eso que antes de todo esto yo era de las que antes de caer en la cama ya estaba disfrutando de un sueño profundo.

20160115_105537

El “banderillazo”

Pues bien, si el tamoxifeno me ocasionaba estos problemas, mi oncólogo me ha indicado que va a cambiarlo por otro medicamento hormonal más fuerte y con efectos más severos (¡Macrobiótica, ayúdame!). Además de esta pastillita diaria, empecé con la vacuna Zoladex, conocida popularmente como “banderillazo”. Yo no la vi, pero mi hermana Vicky dice que parece un destornillador. Pero eh, no os alarméis. Mis enfermeras del hospital de día, que son unos soletes, me dijeron que no me la pusiera en el centro de salud, que me la ponían ellas. Así que ayer fui a que me la pusieran y primero me dieron con un poco de crema que anestesia la piel y luego ya me vacunaron. Y bueno, sí, se siente un pellizquito, pero totalmente aguantable y durante el resto del día nada de nada.

El zoladex, para quien no lo conozca, es el medicamento que suprime la regla y para un tumor tan agresivo y hormonodependiente como el mío es vital, así que otro más para el carro. Tamoxifeno (bueno, su sustitutivo) y zoladex, me lo han recetado en principio para cinco años. Y además, para completar el tratamiento cada 21 días me pincharán herceptin, que es la quimio diana para el HER2. Así que esta semana pasada me he llevado pinchazo de herceptin y pinchazo de zoladex…y esta noche me he tenido que cambiar el pijama chorreando.

Siguiente fase: radioterapia

IMG-20160114-WA0018

Así van las melenas

Llegamos a la radioterapia. Ayer conocí a mi doctora y es un encanto. Me transmitió tanta confianza y tanta pasión por su trabajo que sé que todo va a salir bien. Aún me tienen que quitar la pajita del drenaje y en cuanto esto sea posible, me harán un tac y tatuajes para delimitar bien la zona a irradiar. Será un total de 25 ciclos dados en días consecutivos con los fines de semana de descanso. Mi doctora me explicó que el tiempo de irradiación es muy corto, entre minuto y medio y dos minutos; el resto es lo que tardo en quitarme la ropa, ponerme cómoda y coger la postura en la máquina.

Sobre la radioterapia os hablaré mejor en otro post, cuando ya haya pasado por la máquina y conozca bien los procesos de primera mano. Además, os dejaré las indicaciones que me dejó mi doctora sobre cremas y otros trucos para mimar bien tu piel y no sufrir contratiempos.

Macrobiótica y meditación, dos grandes aliados

Y para terminar quería hacer un guiño a la macrobiótica y a la meditación. Con Germán, quién me lleva la dieta, hablé hace poco para actualizarle mi estado. Me va a cambiar la dieta y va a incluir un poco de YIN, de frío, para contrarrestar los calores de la terapia hormonal y de la radioterapia. Ya os contaré qué tal me va, pero ya os digo que tengo confianza plena; Además es muy gracioso porque dice que ya no me necesita tan delgada (actualmente peso 48 kilos) y que “me va a engordar unos kilos”. Germán, haces conmigo lo que quieres!!; en cuanto a la meditación, he dado un paso más y ya no solo medito de vez en cuando y en soledad, sino que es una actividad que forma parte de mi día a día (le dedico todos los días mínimo 30 minutos) y además voy a un grupo los jueves y a final de mes haré mi primer retiro. Como quiero mucho a todos mis lectores os aconsejo encarecidamente que os introduzcáis poco a poco, es increíble todo lo que se puede conseguir.

Para terminar…

Se me olvidaba un asunto super importante, ¿os acordáis de mi segundo mantra?: “La respuesta patológica es completa y no hay que dar más quimio” MANTRA CUMPLIDO. Llevamos 2/2, 100% de efectividad. Esto no hace más que darme confianza e impulsarme a mi tercer mantra. Como siempre, cuento con vosotros:

“Mi piel no sufre ningún daño importante durante la radioterapia”

Según mi doctora lo que se espera es que durante la primera y segunda semana no sienta nada; en la tercera la zona se pondrá roja y a partir de ahí se oscurecerá por la melanina. Con el paso del tiempo la piel se regenerará y de nuevo volverá a ser tan lisa, blanca y suave como es ahora. Y eso es justo lo que deseo, quiero y siento que pase, ¿Vamos a por ello?

17 comentarios

  1. ya has pasado lo peor, todo lo que te queda es fácil, por experiencia propia, ya va hacer 10 años que me operaron y he pasado porrrr todo igualito, y lo que te queda no es nada, ANIMO y de radio me dieron muchas más jeeeee
    A POR TODAS

  2. ¿Qué preguntas? ¿Como que si vamos a por ello? Mantra a tope “la piel de Ró no sufre ningún daño importante ” así va a ser y será 3 de 3 .
    Nada, nos quedan 25 días de nada y otra fase acabada ,lo siguiente….. tu retiro espiritual y después viajecito con tu churry ,de aquí en adelante solo planes buenos en tu calendario .

    P.D mi experimento empieza el lunes 😉

  3. Cèsar Rodrìguez Bejarano

    Buahhh!!! Vaya inútil de bicho el que ha decidido meterse con la más grande! ROCI!!! Me he enterado hoy. Sé que vas a recuperarte. Y a seguir dando guerra. A ver si un día podemos vernos ( va por ti Vicky también…) ; y pasar un buen rato. Te deseo lo mejor. ;;)))

  4. Sister!! No se puede ser más increíble que tú!!! Cada vez que te leo me dan tan buenrollo tus letras que la palabra cáncer queda reducida a decir “un resfriado complicado”….y lo CONSEGUISTE!! Adiós bicho!!!! Porque eres la puñetera crack! La reina de la positividad y mi ídola forever!!!!!!!! EJEMPLO A SEGUIR en todos los sentifos….mi energía sigue contigo para las “banderillas” los mantras y cualquier cosa que necesites porque….estoy contigo, Sist!!! Love u

  5. Hola RO, me alegra mucho y ademas emociona, comprobar que has ganado la guerra. Aunque claro aun hay batallitas pendientes. Pero ya te dije: ahora el camino es cuesta abajo, aun quedando un buen trecho, pero mejor no puede venir a cuento la expresión…hay que curarse la heridas. Claro esta que los profesionales especialistas han hecho un buen trabajo. Pero tu has vencido con tu optimismo, tu fuerza y los apoyos de todos los que te quieren que somos muchos.
    Mis mejores energías y un paquete de besos.
    Luz Mami

    • Hola Luz!! Siempre te lo digo, pero no me canso porque es la pura verdad, tú me ayudaste mucho cuando solo tenía un túnel oscuro frente a mí. Siempre me acuerdo mucho de tus palabras y solo espero que con mi blog pueda ayudar aunque sea la mitad de lo que hiciste tú en esa llamada (y en las posteriores). Un besazo enorme y aprovecho para decirte que me encanta tu gorro!! A ver si me hago una foto y para el próximo post la subo 😀 Mil besos!!!

  6. Animo Rocio, tu si que puedes, ya has superado lo peor. Mucha fuerza y besos desde Navasa, te esperamos con una paella y un gaspachito, todo nuestro cariño, Nani y Mario.

  7. Pingback: La espera antes de la radioterapia | La huella de Ro

  8. Pingback: Yo uso homeopatía en la lucha contra el cáncer | La huella de Ro

  9. Pingback: Pilates terapéutico para ganar movilidad en el brazo

Deja un comentario