Coco, mi nuevo compañero de running

Esa sensación de no poder casi moverte por las agujetas, lo conocéis ¿verdad? Así estaba yo después de mi primera clase de crossfit. Pero, rompo una lanza a mi favor, y destacaré que, sin embargo, las piernas no me pesaban tanto como después de mi clase de prueba.

Coco

Coco

El planning que tenía para el martes era 30 minutos de calentamiento + estiramientos + ejercicios de técnica de carrera + 3x (8’ f + 4’s). Sin embargo, se me hizo muy tarde y ya había anochecido. No quería saltarme el entreno, pero tenía dos problemas:

-Mi pulsómetro, de la marca kalenji, no tiene luz y tampoco se pueden ajustar parámetros para que pite con dos referencias diferentes. Es decir, que si lo configuro para que me avise cada kilómetro o cada cinco minutos (u 8 como necesitaría en este caso), no puedo, a la vez, configurar otro parámetro para que me avise a los 4. Esto era un problema importante.

-Por otra parte, se había hecho de noche y en el campo por el que corro no hay apenas gente. Aunque el barrio es bastante tranquilo, no iba a ir cómoda.

Así que ante dos problemas, soluciones.

En esta ocasión, mi perro Coco se alió conmigo. Correa a la cintura y la tranquilidad estaba conmigo. Y el entreno lo ajusté a la falta de luz, así que en vez de hacer las series que tocaban, como el reloj me avisa cada vez que completo un kilómetro, corrí uno rápido, uno suave, y así cinco kilómetros.

Ahora bien, entrenar con tu peludo de cuatro patas ayuda, así que los resultados hay que tomarlos de manera relativa

-El calentamiento lo hice a una media de 5’30/km

-El kilómetro fuerte a 5’05 y el kilómetro suave a 5’50. En mi defensa debo decir que después de correr el calentamiento con Coco muy motivado, en las series no me ayudó casi, se ponía a mi lado y a veces tenía que tirar de él.

Hoy jueves toca 30 minutos de calentamiento + estiramientos + ejercicios de técnica de carrera + 4 x 1000 a 4’55, con recuperación de 1’30”. La velocidad es orientativa, y tal y como estoy no creo que los consiga correr por debajo de los 5, pero ya veremos donde me quedo.  Ya os contaré qué tal me ha ido.

Deja un comentario